Biopsia del seno

Cuando otros estudios muestran que podría tener cáncer de seno, usted probablemente necesitará una biopsia. Una biopsia de seno no necesariamente significa que tiene cáncer. La mayoría de los resultados de biopsia no indican que se trata de cáncer, pero una biopsia es la única manera de saber si hay o no cáncer. Durante una biopsia, un médico obtiene células del área que causa sospecha para que se puedan examinar en un laboratorio, y así saber si existen células cancerosas.

Existen diferentes tipos de biopsias de los senos. Algunos se realizan con una aguja, y otros mediante una incisión (corte en la piel). Cada tipo de biopsia tiene sus ventajas y desventajas. El tipo que se emplea depende de varios factores, como:

Qué tan sospechoso aparenta ser el cambio
El tamaño
La localización en el seno
Si hay más de uno
Otros problemas de salud que puede que usted tenga
Sus preferencias personales

Pregunte al médico qué tipo de biopsia le harán y qué puede esperar durante y después del procedimiento. Es importante que haga preguntas si hay algo que no entiende bien. Haga una lista detallada de preguntas para hacerle a su médico antes de que le realicen la biopsia del seno.


Hacerse un autoexamen del seno mensualmente le permitirá determinar cómo se sienten sus senos. De esa manera puede detectar cambios o indicios de un problema.

¿Cuándo debo hacerme exámenes de detección?


Mamografía
Cada 1–2 años para las mujeres entre los 40 y 50 años
Una vez al año para las mujeres de 50 años en adelante
Una vez al año para una mujer con una pariente de primer grado (madre, hermana o hija) o más de una pariente que ha presentado cáncer del seno o cáncer ovárico antes de la menopausia

Examen del médico de los senos
Una vez al año


Autoexámenes del seno
Una vez al mes.


Todas las mujeres deben hacerse este examen una vez al mes.


Esto incluye a mujeres que:


ya han tenido la menopausia
están embarazadas
amamantan
han tenido implantes del seno.


Hable con su médico de inmediato si detecta cambios o una masa o bulto.


Cómo se debe hacer un autoexamen del seno.


El mejor momento para hacer un autoexamen es al cabo de unos días después del periodo menstrual todos los meses. Esto se debe a que los senos están menos sensibles o inflamados en ese momento. Si ya no tiene periodos, trate de hacerse el examen el mismo día de cada mes. Algunas mujeres lo hacen el primer día del mes para ayudarles a recordar la fecha. El autoexamen del seno consiste en dos partes—observación y palpación.

Autoexamen del seno

Observación.



El autoexamen debe hacerse siempre bajo luz adecuada. Siéntase o párese frente a un espejo. Coloque los brazos a los lados del cuerpo. Observe si existen hoyuelos, pequeñas arrugas o enrojecimiento en la piel de los senos, secreción de los pezones o cambios en el tamaño o la forma del seno. Observe si existen estas mismas señales al presionar fuertemente las manos sobre las caderas y después al subir los brazos.


Palpación.


Acuéstese boca arriba. Coloque una toalla doblada o almohada debajo del hombro izquierdo. Coloque la mano izquierda debajo o sobre la frente. Puede también palpar para determinar si existen cambios mientras está de pie.
Con la mano derecha, manteniendo los dedos aplanados y juntos, palpe suavemente el seno izquierdo sin presionar muy fuerte. Use uno de los tres métodos ilustrados aquí. Después, baje el brazo derecho y haga el examen en el otro seno.




Elija uno de estos métodos.


Palpación circular.


Comience en la parte superior del seno y pase los dedos lentamente alrededor de la parte de afuera con un movimiento circular grande. Cuando regrese a la parte superior nuevamente, mueva la mano un poco más cerca del pezón y haga un movimiento circular más pequeño. Repita este proceso con círculos cada vez menores hasta que se haya examinado todo el tejido del seno.


Líneas.


Comience con el área de la axila. Palpe con los dedos lentamente en dirección descendente hasta llegar a la parte inferior del seno. Pase los dedos más cerca del pezón y muévalos lentamente otra vez hacia arriba usando el mismo movimiento. Use este patrón de hacia arriba y hacia abajo hasta examinar todo el seno.


Cuña.


Comience con el borde exterior del seno. Palpe con los dedos lentamente hasta llegar al pezón tocando una sección en forma de cuña a la vez. Repita este proceso hasta examinar toda el área del seno.






No se olvide...


Con cualquier método que use, asegúrese de examinar también los pezones. Apriete suavemente el pezón para detectar secreciones.

Examine el área superior del pecho y debajo de las axilas. Estos lugares también contienen tejido del seno.

Llame al médico si observa bultos o masas, o cambios en los senos.


Observación


Durante la primera parte del examen, debe mirarse en un espejo para observar cambios. Esto quiere decir que debe asegurarse de que haya suficiente luz durante el examen.

Palpación


Durante la segunda parte del examen, debe palpar los senos para detectar cambios. Puede hacerlo acostada boca arriba, parada o mientras se baña. A menudo es más fácil examinar los senos cuando están suaves y mojados con agua y jabón. Es buena idea examinar los senos de ambas maneras, ya sea acostada o de pie.


Examínese un seno a la vez. Palpe la piel con la yema (no la punta) de los tres dedos del medio.


Hay tres métodos que puede usar para percibir si han ocurrido cambios. Puede descubrir que un método funciona mejor para usted que los demás. Una vez que encuentre el método que le resulte más fácil, use ese método solamente. El cuadro que figura al reverso ilustra cómo hacerse un autoexamen del seno.
Recuerde cómo se sintieron los senos cada mes. Marque toda masa o bulto, o cualquier cambio, en el diagrama que figura aquí. Muéstreselo a su médico.
Indicios de un problema
Si nota cualquiera de estos síntomas durante un autoexamen del seno, llame a su médico:


Una masa o un bulto
Hinchazón
Irritación en la piel
Hoyuelos
Dolor
Retracción del pezón (el pezón está orientado hacia adentro)
Enrojecimiento del pezón o de la piel del seno
Descamación del pezón o de la piel del seno
Secreción del pezón
Es importante que el médico examine de inmediato cualquier masa o bulto. Es posible que sea necesario hacer algunas pruebas. En algunos casos, se hace una biopsia para examinar el tejido.

Por último...
Hágase un autoexamen del seno una vez al mes. Si detecta indicios de un problema, hable con su médico. Al hacerse autoexámenes del seno rutinariamente junto con mamografías y exámenes médicos, puede ayudar a detectar problemas en el seno oportunamente, cuando es más probable que se puedan tratar con exito.